Reducir textoaReducir texto

27/02/2018

La SPM presenta el Libro Blanco de la Atención a la Salud Mental en la Comunidad de Madrid

La Sociedad de Psiquiatría de Madrid ha presentado esta iniciativa pionera en Madrid, que analiza la situación de la salud mental en esta Comunidad Autónoma, descubre las carencias y promueve las mejoras que posibiliten una atención de excelencia a las personas que viven con un trastorno mental.

 

La Sociedad de Psiquiatría de Madrid presentó ayer el Libro Blanco de la Atención a la Salud Mental en la Comunidad de Madrid (CAM) en la Real Academia Nacional de Medicina, ante numerosos responsables y profesionales de la Psiquiatría, así como representantes de asociaciones de pacientes. Esta publicación, explicó Marina Díaz Marsá, presidenta de la SPM, es pionera en la comunidad, evalúa los servicios de salud mental que se prestan en esta Comunidad y pretende ser una guía para reducir su heterogeneidad. Todo ello se ha logrado, aseguró, con la colaboración de las asociaciones de pacientes, representando a las cuáles participaron en la presentación Ana Cabrera, presidenta de AMAFE; Pepi Aymat, presidenta de ADANER; y Manuel Nevado, presidente de la Federación Autismo Madrid.

En la mesa de intervinientes también se encontraban Celso Arango, vicepresidente de la SEP y coordinador del Libro Blanco, y Mercedes Navío, coordinadora de la Oficina Regional de Salud Mental de Madrid, quien agradeció a la SPM y a sus colaboradores la iniciativa, ya que “el libro supone la culminación de un trabajo muy valioso y lo pone a disposición de la sociedad”.

Durante la presentación del Libro Blanco se puso de manifiesto que el perfil del paciente que acude a las consultas de psiquiatría está cambiando. Así, un 80% de los especialistas encuestados para la elaboración del libro detectan un incremento del número de consultas ocasionadas por problemas en la vida cotidiana tales como trastornos comunes de la ansiedad, estrés, depresión, tensiones adaptativas, contrariedades de la vida diaria, problemas de rendimiento escolar, trabajo, familia, etc.

Según el Dr. Arango, jefe de Servicio de Psiquiatría del Hospital General Universitario Gregorio Marañón, los limitados recursos asistenciales provocan que “la atención a estos trastornos se haga a costa de una menor atención de trastornos mentales graves y de pacientes que necesitan mayor supervisión o un abordaje más dedicado; o de intervenciones que han demostrado ser más costo-eficientes en otros países, como las visitas domiciliarias, la psicoeducación y los programas de intervención precoz en psicosis”. El libro destaca que los recursos que se destinan a la salud mental en nuestro país son insuficientes, ya que el gasto dedicado a la atención en esta especialidad, relativo al gasto total en salud, es más bajo en España que en la media de los países de la Unión Europea, aproximadamente el 5,5% frente a algo más del 7%.

También en lo que se refiere al número de psiquiatras por cada 100.000 habitantes España se sitúa por debajo de la media europea, con 8,08 psiquiatras. Por su parte, la Comunidad de Madrid se sitúa por encima de la media nacional, con 10,85 psiquiatras por cada 100.000 habitantes.

Este documento, que cuenta con el apoyo de Janssen Pharmaceutical Companies of Johnson & Johnson, explica también que hacen falta políticas que integren a personas con trastorno mental grave en el mercado laboral o que ha aumentado la incidencia de pacientes con trastornos de la personalidad y de la conducta, patología dual y trastornos adaptativos, entre otros temas.

 

Áreas de mejora y retos futuros

Para Celso Arango, lo importante no es sólo identificar problemas sino también las áreas de mejora. Y ese sentido, el libro propone diez áreas clave de mejora de la atención a la salud mental de la CAM: adecuar los recursos a la demanda, magnitud y relevancia, incluyendo la mejora de la dotación de los hospitales de día y centros de rehabilitación psicosocial, y de los ratios de profesionales empleados; coordinar niveles y programas de continuación de cuidados; desarrollar programas de atención específicos para patologías emergentes, trastorno mental grave y lucha contra el estigma; disminuir la carga de trabajo de los profesionales, a través de la reducción de la atención a patología menor y la priorización de la patología grave; estandarizar la asistencia en base a la evidencia científica, con una mayor implantación de guías de práctica clínica y protocolos; eliminar la separación entre atención a la salud mental y el resto de la asistencia sanitaria; fortalecer la red de atención dirigida a niños y adolescentes y la detección precoz; mejorar el nivel de integración, calidad y acceso a la información para la toma de decisiones e investigación específica en salud mental; mejorar la formación en competencias en salud mental; y cuidar a los profesionales con herramientas de manejo emocional de situaciones complejas.

Entre los retos, se encuentran dotar a los servicios de salud mental con recursos específicos para pacientes crónicos; una atención más individualizada y una vinculación terapéutica por parte del especialista, con citas menos espaciadas en el tiempo; atención inmediata al primer síntoma, agilizando la derivación a los hospitales de día y sin listas de espera; detección precoz impulsando la formación en colegios e institutos y con la implicación de atención primaria; promover y facilitar la implicación de la familia; una mejor atención socio sanitaria de las patologías duales, a través de la coordinación de redes (salud mental y discapacidad intelectual, consumo de drogas, penitenciario, sin hogar, etc.); aumentar los recursos sanitarios de media estancia, así como plazas en pisos supervisados; y apoyar campañas de sensibilización y concienciación sobre la enfermedad mental para, entre todos, acabar con el estigma asociado.

Desde el punto de vista del trato al paciente y sus familiares, el manual recomienda elaborar protocolos específicos de ayuda en el domicilio para personas con enfermedad mental y sin conciencia de la misma; humanizar los protocolos de intervención de urgencias, desarrollar equipos de psiquiatras, neurólogos y psicólogos clínicos formados en discapacidad intelectual y trastorno del espectro del autismo; y agilizar la tramitación de plazas, especialmente en el caso de recursos laborales y de media estancia.

 

Enlace relacionado

Libro Blanco de la Atención a la Salud Mental en la Comunidad de Madrid.

Inicio | Información | Noticias | Congresos | Premios | Nota Legal | Política de Cookies | Contacto

Ver RSS ©2009 SEP - Diseño y desarrollo: FMR Consultores